Toda empresa aspira conocer los gustos y preferencias de sus consumidores así como la percepción que éstos tienen de sus servicios o productos, en ocasiones comparando con la competencia o como potencial innovación en el mercado. En estos casos se hace necesario "probar" productos o simular situaciones con el fin de identificar la reacción del consumidor.