El comportamiento del factor humano incide directamente en la productividad de la empresa. De igual manera, los cambios en los gustos y preferencias del consumidor afectan sus hábitos de compra. Por ello se han desarrollado estudios con miras a la mejora del ambiente laboral y la caracterización de sus potenciales clientes.